MIRADAS. Pasado, presente y futuro de la Cooperativa del Camp de Maldà

Cooperativa del Camp de Maldà 

Sant Pere, 7 · 25266 · Maldà · Lleida · +34 973 33 00 49 · www.cooperativademalda.es

Fecha de fundación: 25-08-1911

Núm. de socios: 61

Nombre del presidente:  Ramon Farré Contreras

 

¿Qué destacáis de vuestros inicios como cooperativa?

Queremos ahora recordar dos costumbres que se habían desarrollado en torno a las olivas y al aceite. La primera de ellas es hacer la ‘rosta’. Esta costumbre acontecía las noches de invierno, cuando pandillas de agricultores se reunían en el molino de aceite, para comer rebanadas de pan con aceite nuevo recién exprimido. Estas rebanadas untadas generosamente en aceite nuevo se denominaban ‘rostes’: la clásica ‘rosta’, o sea, un trozo de pan empapado en aceite virgen y frito en la sartén. La ‘rosta’ hecha en casa no es tan buena. Muy cerca de la perola del molino, al cobijo de la lumbre y mirando como los capachos lagrimean de aceite virgen, la ‘rosta’ tiene un regusto especial, que pide repetir…. Con esta gracilidad rústica vuelve a referirse a esta costumbre el poeta de la Segarra, heredero de Cal Capdevila de Maldà, XCVIII:

‘Vine al sac de les olives,
que te’n vull dona una aumosta,
i després cap al molí
qu’ens cruspirem una rosta’.

La otra costumbre a la que nos referíamos es la de hacer ‘llunes’. Como apuntaba hace pocos años Josep Farré, de la vecina localidad de Sant Martí de Maldà, ‘fer llunes’ consiste en robar en casa de un mismo. No dinero, porque estaba controlado y escondido, pero sí robar los frutos del campo. Esto son: almendras, olivas, cebada… siempre en pequeñas cantidades para que no se notara. Quién hacía ‘la lluna’, se la vendía y obtenía unas cuantas pesetas… Cómo no podía ser de otra manera, Iglesias Guizard, que recrea en poesía y en teatro buena parte del folclore de estas tierras, también alude a esta costumbre. Y lo hace a través del poema ‘Olives i llunes’:

Temps d’olives,
temps de borsa
que s’infla com vela el vent
temps d’olives, temps de lluna
que sempre va en quart creixent….

¿Qué destacáis en la actualidad?

Su actividad se centra en la elaboración y venta de aceite de arbequina virgen extra.
Éste es un producto de primera calidad; que resulta exclusivamente de la transformación de frutos del término de Maldà y alrededores. Su elaboración sigue procedimientos largamente contrastados y naturales.
El aceite que produce nuestro molino cooperativo está amparado y certificado por la Denominación de Origen Protegida Les Garrigues y es valorado como uno de los mejores aceites que conforman este ámbito, como lo demuestra el renombre conseguido y el amplio perímetro geográfico del cual provienen sus compradores.
El aceite elaborado en el molino de la Cooperativa de Maldà se obtiene de la pulpa de la oliva en frío para preservar todas y cada una de las propiedades del fruto. El resultado es un zumo de fruta, natural; un aceite rico en polifenoles, agentes antioxidantes propios de la oliva que son muy beneficiosos para la salud. Los controles sobre la producción certifican prácticas agrícolas correctas y respetuosas con el medio ambiente.
Los métodos de cultivo aplicados por los agricultores inscritos en la DOP Les Garrigues, las condiciones climáticas de la zona, el cuidado en la recolecta de la oliva arbequina y la elaboración del aceite son la principal garantía para la obtención de un aceite 100% natural de gran calidad.

En memoria de Joaquim Capdevila Capdevila, autor de estas palabras.

¿Cuándo se fundó? Guillem de Boladeres i Romà, impulsor del cooperativismo en Cataluña y creador de las Cámaras Agrícolas en España, a partir de la fundación de la Cámara Agrícola de Maldà el 1891, fue el creador de la Cooperativa de Maldà. Es la primera cooperativa que se fundó en Lleida y en 2011 celebramos su centenario.

 

¿Qué visión de futuro tenéis?

Nuestra visión de futuro es continuar haciendo aceite de calidad y expandir nuestras ventas.

Esta entrada fue publicada por la DOP Les Garrigues.